Elena Oubiña ten “devoción” polo violín desde os doce anos

Elena Rodríguez Oubiña tiene 17 años. Es natural de Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) y toca el violín. Ha estudiado música en su villa natal, en el CMUS de Vilagarcía de Arousa, y también en el Escuela de Altos Estudios Musicales, en Santiago de Compostela. Pablo Vidal y Gregori Nedobora han sido los encargados de enseñarle todo lo que sabe sobre el violín. 

¿Qué significa la música clásica para ti? 

Un medio por el que expresarme como intérprete y con el que me identifico ya que fue lo primero con lo que tuve mayor contacto  cuando nací.

¿Quién te enseñó a ver algo diferente en la música clásica o fuiste tú sólo el que descubriste la música clásica como algo especial?

En mi trayectoria fue la influencia de muchas personas y cosas que me fueron dando pistas para cambiar e incluso destruir y construir de nuevo lo que es hoy mi concepción  sobre la música.

¿A qué años empezaste a enamorarte de la música clásica? 

Supongo que cuando tuve mayor devoción por mi instrumento, a partir de los once o doce, ya que las asignaturas teóricas comenzaron a profundizar más sobre lo que a mí me gustaba desde antes para entender de verdad lo que tocaba para darle el sentido y la expresión que quería.

¿Qué influencia han tenido tus padres para que veas en la música un camino profesional como músico?

En la decisión de dedicarme de esa manera no, fui yo, pero ellos me lo enseñaron, me apoyaron dándome la posibilidad, me guiaron, y me hicieron fuerte. 

¿Qué es lo que te atrae de la música clásica? ¿En dónde aprecias que la música clásica es más especial que cualquier otra para ser interpretada?

Como no puedo decir ¨todo¨, es su historia, porque admiro la cantidad de transformaciones que hubo y la cantidad de interpretaciones. 

Para mí es muy especial, aunque muchas personas no entiendan el por qué.

¿Cuál es el autor que más te gusta interpretar? ¿Por qué?

No tengo preferencia, me gusta poder tocar lo que compusieron y entenderlo. Cada uno me aporta la piedra que tengo que trabajar, aunque cada uno me exige un estilo, una técnica y un acabado diferente.

Háblanos del instrumento que tocas. ¿Cuál es? ¿Por qué te gusta?

Es el violín y me gusta que me guste como instrumento para expresar mi música, mi arte.

¿Alguna vez has pensado en componer tu propia música? ¿Lo has intentado?

Sí, y sí lo intenté. Es una experiencia nueva.

¿Qué mensaje le enviarías a otros chicos jóvenes para que escuchen más música clásica y, sobre todo, que vayan a veros a los conciertos que organiza Peregrinos Musicales? 

Que lo que escuchen es verdaderamente bonito por el gran proceso de maduración del intérprete y  por el directo. Un momento mágico en el que se juntan las conciencias y las almas de cada presente.

Para los jóvenes que os está conociendo ahora y pueden estar pensando en ser músicos como tú, ¿merece la pena dedicar el tiempo a la música clásica?

La música da cabida a muchas enseñanzas y en su mundo te encuentras a muchas personas y muchas experiencias.

¿Qué es lo que esperas de este Festival después de haber sido seleccionado y participando en sus conciertos? ¿Qué importancia le das?

Una gran experiencia.

Si imaginas tu vida como músico…, ¿qué ves o cómo te la imaginas?

Disfrutando de lo que hago plenamente.

¿Te gustaría ser un famoso compositor o instrumentista?

Sí, porque llegaría a más personas.

¿Te gusta interpretar piezas de famosos autores o te gustan más innovar y probar cosas nuevas o darle tu propio estilo a las interpretaciones?

Las tres. 

¿Cuál es el siguiente paso en tu carrera musical?

Entrar en una universidad.