Aksinya Shuplyakova se decanta por la percusión porque es ruidosa, sonora y audible

Aksinya Shuplyakova llega al IX Festival Peregrinos Musicales con tan sólo 10 años. Nació en San Petersburgo el 23 de junio de 2009, por lo que llegará con sus diez añitos recién cumplidos. Vive con su hermana, arpista, y su madre, flautista profesional, en San Petersburgo. Aksinya toca instrumentos de percusión, como el xilófono. Estudia en la escuela secundaria especial de música del Conservatorio de San Petersburgo, que lleva el nombre de Nikolai Andreyevich Rimsky-Korsakov. Su profesor es Alexander Adolfovich Petrov.

¿Qué significa la música clásica para ti? 

Música clásica 🎵 para mí es en donde yo quiero “estar” y no abandonarla jamás hasta el final de mi vida.

¿Por qué te gusta la música clásica?

La música clásica es como algo especial. Gracias a ella me descubrí a mí misma. Pero mis queridos padres también me ayudaron a ello. 

¿A qué años empezaste a enamorarte de la música clásica? 

Me empezó a gustar la música clásica 🎵 a los 5 años

¿Quién te enseñó a ver algo diferente en la música clásica o fuiste tú sólo el que descubriste la música clásica como algo especial?

Mis padres son músicos y también decidí probar. Lo que me conecta con la música clásica es mi trabajo en el coro infantil del Teatro Mariinsky.

¿Cuál es el autor que más te gusta interpretar?

Mussorgsky, Puccini, Verdi.

Háblanos del instrumento que tocas. ¿Cuál es? ¿Por qué te gusta?

En los instrumentos de percusión me gusta el hecho de que son ruidosos, sonora y audibles.

¿Alguna vez has pensado en componer tu propia música? ¿Lo has intentado?

Sí, lo intenté y realmente quiero escribir mi obra.

¿Qué mensaje quieres dar al público para que vayan a veros al Festival?

Que venga porque habrá buena música 🎵, compositores diferentes. Sí, les aconsejo que vengan. Además, yo espero divertirme tocando allí. 

Si imaginas tu vida como músico…, ¿qué ves o cómo te la imaginas?

Me la imagino trabajando en el Teatro Mariinsky y tocando un instrumento de percusión.